Desierto de Merzouga

Better in Winter en IB3 Radio
octubre 30, 2017
Excursión en Barco por Mallorca
Excursión en Barco por Mallorca
junio 13, 2018
Desierto de Merzouga, Viajar a Marrakech
Desierto de Merzouga, Viajar a Marrakech

Desierto de Merzouga

“Desierto de Merzouga" Caminar con los pies descalzos sobre las dunas de arena dorada, mientras te despides del Sol o lo ves salir. Rozar las estrellas de noche, bajo una pequeña hoguera al ritmo de los tambores. Todo ello es la parte bonita que se vive en la experiencia de pasar un día y medio en el desierto, eso si el trayecto para llegar a él es tan duro que es imposible de olvidar. Por tanto si es cuestión de hacer balanza, es una experiencia que todo el mundo ha de vivir , al viajar a Marruecos.

Le hablé de ti...al Desierto

Desierto de Merzouga - 3 días y 2 noches;

La aventura empieza temprano en Marrakech (también había gente que lo hacía desde Fez), donde sobre las 7-7:30 am te recogen en el Riad en el que estés alojado (todas las empresas que organizan este tour, funcionan igual). Te llevan a la plaza y de ahí te van repartiendo en los diferentes mini-buses que hay. Considero importante que te toque con un buen grupito de gente, ya que pasas muchas horas junto a ellos. A nosotros nos toco un grupo muy divertido, simpatico y con el que estuvimos a gusto.

El primer día, fueron unas 7-8 horas de transporte con las siguiente paradas;
*Marrakech - Ait Ben Haddou - Ouarzazate - Gargantas del Dades;
El conductor va haciendo paradas por diferentes bares de carretera, en algunos casos nada interesante, pero hubo uno de ellos que si era más especial que el resto porque tenía un mirador que daba a los paisajes del Atlas y era bastante bonito para tomar un té y coger fuerzas. Después proseguimos hasta llegar a la Kasbah de Ait Ben Haddou (avisar que aparece un guía no incluido en el tour y te dice que el te hará el tour por 2€, nosotros todos fuimos con él, pero si lo llegamos a saber no dejamos que nos haga de guía, porque realmente no aporta información y te lleva por donde quiere, por lo que la recomendación es que lo hagas a tu aire, porque no es obligatorio) ciudad fortificada de Marruecos. La verdad es que es una ciudad bastante bonita de ver, porque está construida hacia lo alto, con ese color tierra tan característico y caminar por ella viendo las diferentes tiendas o casas, hace que sea muy agradable. Por no hablar de las vistas que hay en lo alto, sobre toda la ciudad. El almuerzo se hace en esta zona y de nuevo el guía te lleva donde tiene comisión, desde luego que aunque vayáis por vuestra cuenta, todos tienen los mismos precios, pero bueno tened la voluntad de decidir.
Continuamos la ruta hacia Ouarzazatedonde veremos por fuera la Kasbah de Taourirt, es cierto que solo se ve por fuera y no se puede apreciar del mismo modo que lo anterior, pero también es una edificación bastante bonita a ver. Además es un buen momento para aprovechar a estirar las piernas del trayecto (no me canso de repetir, que supone un esfuerzo importante).
Seguiremos el camino, cruzando el Valle del Roses para finalmente llegar a las Gargantes del Dades, donde pasamos noche en un riad. La verdad que el alojamiento estuvo muy bien y la cena fue muy buena (aunque en esto último os puedo adelantar que las opiniones del grupo fueron diveras).
Aviso que durante los días del desierto los platos estrellas y prácticamente los únicos que hay son el famoso Tajín y Couscous (realmente buenos), digo esto porque quizás antes de poner rumbo al desierto, prefieras comer o degustar otras cosas de la gastronomía marroquí.

*Gargantas del Dades - Gargantas del Todra - Erfoud - Desierto de Merzouga.
Durante el segundo día, empezamos de nuevo temprano a eso de las 8 am donde ponemos rumbo primero de todo a un pueblo cercano a la zona donde hemos pasado la noche. Se trata de recorrer junto a un guía (el cual no te pide dinero por ello, pero el hombre estuvo tan bien que todos le dimos algo) los campos de cultivo que hay en uno de los pueblos, resulta muy interesante porque te explica como trabajan, el porqué de las plantaciones y ves como trabajan junto a los burros que les sirve para llevar la recolecta. Sigues el recorrido caminando, para entrar en un pueblo donde en una de las casas dedicadas de forma exclusiva a las alfombras, te explican los diferentes tipos de alfombras que tienen, sus materiales, el significado de los colores que usan y mientras te explican todo ello, te invitan a una taza de té caliente. Es cierto que una vez finalizado, te dicen que si les quieres comprar, te harán un buen precio y que ahí el material es más exclusivo. Debo decir que en nuestro grupo nadie compró y ellos tan simpáticos y hospitalarios. Después ya continuamos de nuevo hacia el bus, donde la siguiente parada será;
Gargantas del Todra, es uno de los cañones rocosos más fascinantes de Marruecos. Es un sitio que merece la pena visitar desde el principio, ya que durante el recorrido en el mini-bus vas disfrutando de las vistas panorámicas del valle repleto de palmeras, cultivos y aldeas. Además una vez llegas a las Gargantas, ver las dimensiones de las rocas y entre medias de ellas el sol brillando, hace que sea un lugar atractivo. Tras visitar las Gargantas, nos llevaron a comer y debo decir que de todo el tour, fue el sitio que más me gustó, porque estaba junto al río y era una terraza muy tranquila y espiritual, donde comimos muy bien y a buen precio. Vamos que se puede decir que era bueno, bonito y barato.

Después de todo ello emprendemos el último trayecto hasta el Desierto de Merzouga. Una vez que lleguemos podrás coger lo que necesites de tu maleta, por si no quieres cargar con todo el equipaje y subirás en los camellos que serán los que te lleven hasta las haimas y las zona en la que te alojarás en el desierto. A ver aquí me entro un poco de pena, porque aunque sabía que un guía dirigiría a los camellos, pensaba que estarían sueltos y no uno atado tras otro...entiendo que los deben cuidar pero si es que es verdad que te dan un poco de lástima, por no hablar de que no es nada cómodo pasear sobre ellos (pero son muy bonitos de ver y darles un poco de mimo). Una vez llegas a la zona de Haimas, te indican cual será la tuya, si tienes suerte que haya poca gente puede que no tengas que compartirla, en caso contrario la compartes con 6 personas o si pagas un extra puede tener la zona de Haimas Luxury que son privadas con baño y ducha. En la que nosotros estuvimos no había baño, ni mucho menos ducha y la compartimos con dos parejas más. Sinceramente tan felices, vivimos la experiencia sin ningún tipo de comodidad pero con la satisfacción de vivirla y compartir el momento con otros viajeros.

Excursión Desierto de Merzouga, Marrakech Excursión Desierto de Merzouga, Viajar a Marrakech

Una vez instalado te dan tiempo libre para que disfrutes viendo el atardecer por la dunas, nosotros nos fuimos a caminar hasta una de las dunas más altas donde ver el atardecer de forma espectacular. Lo cierto es que nos alejamos bastante de la zona de alojamiento pero no hay problema, porque es bastante accesible y fácil de llegar. Es un momento único estar sobre la arena sentado, viendo como el sol se escomde y de fondo el color dorado del resto de las dunas y camellos tumbados sobre la arena. Es una imagen de esas que tú mente no olvida.

Atardecer en el Desierto, Desierto de Merzouga

Una vez se ha ido el sol, vuelves a la zona de campamento ya que al poco rato te sirven la cena en una haima iluminada por las velas. La cena se compone de una sopa, un tajín y naranja de postre. Cuando todo el mundo ha terminado de cenar y han recogido, hacen una pequeña fogata (que es de gran ayuda, teniendo en cuenta que por la noche el frío se siente mucho más) y se ponen a cantar y tocar los timbales y tambores. Te levantan y hacen bailar o te hacen tocar los instrumentos, de forma que todo el mundo se anime y pongan diversión a la velada.
Aprovechas a conocer a otros grupos, intercambiar impresiones u opiniones y pasear por las dunas bajo la única luz de las estrellas y la luna. No puede negar que sea impresionante, ya que las estrellas sientes que las tienes muy cerca. No te vas a dormir muy tarde porque ya te avisan que a las 5am más o menos debes estar listo, para salir de nuevo en camello mientras ves el amanecer. Y efectivamente así es, te subes en el camello siendo de noche y con los ojos prácticamente cerrados por el sueño y cuando quieres darte cuenta el cielo se ha ido abriendo paso y el sol vuelve a saludarte. Haces una parada en una de las dunas para sentarte en ella y terminar de apreciar la salida del sol. Posteriormente a ello te recoge tú mini bus y te lleva a un riad que hay cerca del desierto para que puedas desayunar antes de poner rumbo de nuevo a Marrakech.
Como podéis imaginar, cuando pones rumbo a Marrakech, se hacen varias paradas y una de ellas es para comer. Aunque si debo decir que el trayecto es algo más seguido y es un total casi de 9 horas. Es por eso que la sensación que tienes el día de vuelta, es una mezcla entre satisfacción y agobio, llegas a plantearte si ha merecido la pena y finalmente te das cuenta que si, porque cuando lo cuentas a otras personas, cuando lo recuerdas y cuando miras las fotos...sientes que lo vivido allí es tan especial, diferente y espiritual que es imposible no recomendarlo. Ahora eso si, el trayecto es una paliza que también se debe contar, al final es una forma de concienciar la mente y de compartir tanto lo que llena el alma como lo que gusta menos.

La empresa con la que nosotros hicimos el tour, la encuentras o bien en el título del Tour o bien aquí.

Desierto de Merzouga, Excursión al Desierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *